BUSCAR

English French German Italian Portuguese Russian Spanish

Se encuentra en:

Bienvenidos a Fleurymer

Las mascarillas para la piel

Las mascarillas a base de sustancias naturales en la piel

Las mascarillas son muy beneficiosas en la piel por diversas circunstancias que a continuación indicaremos. Dependiendo del tipo de piel y de la edad se deberán utilizar principios compensadores de la hidratación que evitarán la sequedad.

mascarilla caracol


En líneas generales, el objetivo de las mascarillas es reponer necesidades parti-culares de la epidermis. Es un tratamiento que después deberá ser acompañado de un buen producto que lo complemente.

Mascarillas con efectos múltiples

  • La mascarilla limpiadora es rica en productos absorbentes y desincrustantes para eliminar las impurezas y las células muertas.
  • La mascarilla reguladora restablece el equilibrio ácido-base absorbiendo las secreciones seborreicas.
  • La mascarilla hidratante regenera el manto hidrolipídico gracias a sus humectantes y sus principios activos hidratantes.
  • La mascarilla reafirmante genera una vasodilatación que estimula y reafirma los tejidos.
  • La mascarilla efecto lifting produce un efecto lifting inmediato gracias a los activos tensores.

La mascarilla regeneradora, limpiadora y tersora Fleurymer ejerce efectos múltiples para la piel.

En general podemos resumir que las mascarillas benefician y son indicadas con los siguientes efectos:

  1. Efecto tensor: Al aplicarse húmedas y al volatilizarse el solvente que contiene se seca en la piel provocando una tensión de tipo físico y una oclusión. Sus acciones son el aumento de la nutrición celular y la aceleración sanguínea que conlleva un aumento de oxigeno.
  2. Efecto lifting reafirmante: La tensión que provoca tensa y reafirma los tejidos.
  3. Acción de higiene: Ejercen limpieza junto con el masaje proporcionando en su aplicación y eliminación
  4. Acción purificante: Al estimular la eliminación de las secreciones se produce un vaciamiento del canal folicular.
  5. Hidratante: La aplicación de la mascarilla ablanda el estrato córneo y ayuda a que la piel retenga su propia humedad, proporcionándole una barrera de protección, alisando y difuminando las arrugas y líneas de expresión.
  6. Estimulante: Cuando se retira la mascarilla se produce una estimulación de los vasos capilares superficiales que son los encargados de llevar los elementos nutritivos que necesitan los tejidos.
  7. Aclarante: Debido a la presencia de caolín que absorbe el exceso de melanina en el estrato córneo para no marcar las manchas pigmentarias.
  8. Renovador celular: Al eliminar las células muertas de la capa córnea se activa y acelera la renovación celular.

Sustancias naturales beneficiosas en la piel

Sustancias naturales beneficiosas en la piel

La vitamina A es probablemente la vitamina que más colabora en el mantenimiento de una piel sana, ejercer efecto antioxidante natural y favorecer al bronceado, ya que favorece la producción de la melanina.

iStock_000010807292XSmallEl betacaroteno es otra forma de vitamina A, pero de origen principalmente vegetal, derivado de vegetales con colores principalemnte amarillo, naranja y rojizo. La parte positiva del betacaroteno es que no se acumula en el organismo, éste solo asimila la cantidad que considera necesario.

Como fuentes interesantes de betacaroteno, destacaremos la Zanahoria, el tomate, espinacas, algas marinas, yema de huevo y calabaza. Muchos extractos naturales de algas marinas son vendidos a día de hoy como fuente de esta interesante pro-vitamina.

 

Vitamina C: implicada en la producción del colágeno de la piel

La vitamina C es imprescindible para la salud de la piel, activa nuestras defensas y aumenta la resistencia ante las agresiones particularmente intensas en verano, e interviene en la síntesis del colágeno, proteína que constituye el tejido cutáneo y le otorga sostén.

Alimentos ricos en vitamina C: La col blanca cruda en ensalada, el perejil fresco, el pimiento crudo, los kiwis, fresas y frutas cítricas son excelentes fuentes de vitamina C.

Minerales y oligoelementos para la piel

  • Azufre: favorece la pigmentación de la piel, sin éste la piel no consigue un buen tono. Guisantes, judías verdes, coles y ajo crudo son ricas en este oligoelemento, también las semillas oleaginosas y el queso tipo gruyere. También los huevos, el pescado y la levadura de cerveza.
  • Silicio: Fundamental en la biosíntesis del colágeno, su carencia produce estrías por pérdida de elasticidad de los tejidos, arrugas y envejecimiento prematuro de la piel.
El Silicio se encuentra: En la parte más externa de las verduras verdes, las cáscaras de las semillas, el salvado, la cebolla y los frutos secos. La planta herbaria cola de caballo seca y triturada esparcida por encima de los platos es una buena forma de tomar silicio.
  • Hierro: es un mineral indispensable en la producción de la hemoglobina, gracias a la cual la piel tiene un buen color. Son excelentes fuentes el alga espagueti de mar, el alga espirulina, el polen, la remolacha fresca y la quinoa.
  • Zinc: es un nutriente muy importante para la salud de la piel. Participa junto a la vitamina A en la regeneración del tejido cutáneo, en la síntesis del colágeno y la elastina, componentes importantes del tejido conjuntivo de la piel encargadas de proporcionar elasticidad y tonicidad a la dermis. Las pepitas de calabaza son una de las fuentes más ricas en este oligoelemento.

Vitamina E y Selenio para la piel

La vitamina E es la vitamina antioxidante por excelencia . Protege y ayuda a mejorar el tejido celular, contrarresta con eficacia el envejecimiento, ayuda a mejorar la circulación sanguínea, un factor determinante para la salud de la piel. El alfatocoferol o vitamina E se encuentra fundamentalmente en aceites vegetales y en el germen de los cereales integrales. La vitamina E, el selenio y la vitamina A actúan en conjunto, como un grupo de viejos amigos, por esta razón es importante realizar una dieta muy variada que garantice la presencia de todas las vitaminas antioxidantes a la vez.

Los 5 pilares de una dieta para la piel

  • Predominio de hortalizas crudas y semillas germinadas.
  • Abundancia de zumos de frutas, jugos de verduras e infusiones refrescantes (menta y melisa con limón, por ejemplo)
  • Escaso aporte de sal común.
  • Bajo contenido de grasas y proteínas de origen animal.
  • Abundancia de fibra de cereales integrales.

Evitar enlatados, mariscos, carnes de cerdo, quesos curados o setas y alimentos formadores de ácido úrico como; carne, caldos de carne, pescado, café, té, cacao, chocolate, legumbres secas, azúcares refinados y harina blanca.