BUSCAR

English French German Italian Portuguese Russian Spanish

Se encuentra en:

Bienvenidos a Fleurymer

Cómo elegir un buen bronceador

Cómo elegir el mejor bronceador para la piel

proteccion-solarConocer bien el producto a utilizar en caso de exponerse al sol de forma saludable con la hidratación y la protección adecuada, no es tarea fácil.

Los rayos solares no producen los mismos efectos sobre cada persona. Según el fototipo que se posea, se tiene mayor necesidad de protección y mayor facilidad para adquirir un tono bronceado.

El sol puede llegar a ser perjudicial para la piel, por ello es importante tomarlo con precaución, especialmente las personas con pieles muy claras.  El sol puede producir envejecimiento si no se siguen unas normas adecuadas.

Una de las constantes más importantes consiste en medir el tiempo y calcular los filtros de protección para así acostumbrar a la piel paulatinamente y de este modo permitir que ésta vaya generando defensas y las secrecciones de melanina sean optimas.

Excederse en los tiempos de exposición solar produce fotoenvejecimiento y hasta cancer cutáneo. Las horas más adecuadas para tomar el sol son las primeras del día y las últimas de la tarde, ya que la radiación solar es menor.

 

Filtros solares y fototipos

La intensidad del bronceado está determinada por nuestro fototipo de piel. Existen 6 fototipos diferentes que están relacionados con el tono de piel y cabello. Los fototipos claros más desprotegidos de forma natural son los que deben utilizar filtros de protección más elevados.

Alerta con los niños, su piel es muy delicada

Entre los grandes grupos de riesgo están los niños menores de un año, jóvenes y los fototipos I (piel blanca, ojos azules y cabello rubio), aunque cualquier tipo de piel se puede volver intolerante o reactiva, sobre todo si ha cometido muchos excesos.

Quienes peor lo pasan son las pieles hipersensibles que padecen grandes picores. Menos mal que el agua fresca no está contraindicada, pero a veces es mejor incluso fuera de los rayos solares.

Consejos bajo el sol

El sol tiene unas normas de uso muy fáciles de seguir:
1. Los tres primeros días de sol son los más peligrosos, por lo que las exposiciones deberán ser breves y con un factor de protección alto o extremo según el fototipo de piel.

2. Los bronceadores se deben aplicar por la mañana, como mínimo 20 minutos antes de tomar el sol.

3. A lo largo del día se debe renovar la aplicación dependiendo del roce con la toalla y los chapuzones en el mar o piscina.

4. En cualquier caso, no se debe permanecer al sol más de 45 minutos diarios.

5. Tomar el sol mientras se pasea es más sano y broncea mejor todo el cuerpo que estando tumbado.

6. Los días nublados tampoco hay que olvidarse de aplicar la protección ya que el sol sigue actuando, incluso provocando quemaduras.

7. Al final llega la hora del after-sun, que permite a la piel resarcirse del calor y la fiebre acumulados bajo el sol. Es el momento de calmar cuanto antes la sensación de ardor, picor y tirantez desde la punta del pie al cabello. Hidratar, hidratar y vuelta a hidratar.